LA VIDA DE LA CONSTRUCCIÓN ANTE EL COVID-19