SARGAZO, ¿AMIGO O INVASOR?